Proyecto ciudadanos digitales

Hay dos realidades evidentes que nos rodean y que exigen una reflexión sobre el mundo en el que vivimos y su influencia en la educación: en primer lugar, la Ley (LOMCE, 2013) nos pide aumentar -cada vez más y entre otras competencias relacionadas- la competencia digital del alumnado; en segundo lugar, la tecnología es una herramienta de uso universal y creciente, tanto en el ámbito doméstico cotidiano como en el empresarial.

Al mismo tiempo, somos conscientes -y también lo afirman muchos estudios- de que hay una carencia generalizada de buena educación digital y de que el uso indiscriminado de dispositivos electrónicos crea graves problemas personales y sociales: déficit de comunicación y de autoconocimiento, resistencia a salir de uno mismo, adicciones de todo tipo, problemas en el aprendizaje, etc. Hoy es más necesaria que nunca que la comunidad educativa -y muy en particular el alumnado- crezca en competencia crítica y analítica para entender el valor de la información en la web.

Además, frente a la pedagogía tradicional, centrada en la mera transmisión del conocimiento, en el BVM El Soto apostamos por la educación de la persona en toda su plenitud en el mundo real en el que le ha tocado vivir. De este modo, el alumnado encuentra su identidad, descubre el conocimiento y construye su propio proyecto de vida. Crecer es una cuestión de valores.

Nosotros entendemos que proteger no es aislar, alejar, separar del mundo, sino dotar de herramientas profundas y bien construidas para vivir sin complejos en este mundo que nos ha tocado transformar.

Precisamente por todo ello, nuestro Colegio, como agente educativo para el cambio social de primer nivel, debe dar respuesta a esta realidad con un compromiso más firme con toda la comunidad educativa: profesorado, familias y alumnado. De hecho, así se nos pide desde la Institución con el documento redactado en Sudáfrica, que recoge las ideas madres sobre este tema y traza las líneas de acción fundamentales a nivel global. No es baladí señalar desde el principio que todo este proyecto de ciudadanía digital se basa en el carisma de la Institución (vid. La persona en el camino de Ignacio y Mary Ward) y en el documento Principios educativos I.B.V.M. aprobado en Calcuta (4-18 noviembre 2002).

En este segundo documento se nos habla de los fundamentos del IBVM, de cómo debe ser la educación en nuestros colegios y la búsqueda de la excelencia profesional; del discernimiento y la calidad de las relaciones; del crecimiento en el liderazgo y la formación; de la inclusividad y la conciencia crítica de la realidad de hoy; de la participación en la gestión y el trabajo en red; de, en definitiva, la visión permanente del futuro partiendo de la riqueza del presente y la experiencia del pasado.

El PROYECTO CIUDADANOS DIGITALES EL SOTO engloba a todas las etapas (Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato) y a toda la comunidad educativa (profesorado, alumnado y familias) en los ámbitos de formación permanente y de calidad, identidad digital y seguridad en la red, uso de dispositivos en y fuera del aula, metodologías adecuadas (paletas, trabajo cooperativo, rutinas y destrezas de pensamiento, proyectos…) y sus herramientas (libros digitales, aplicaciones educativas, etc.). Todo ello, según lo aprobado a nivel global, en el entorno Google Education y con el dispositivo chromebook.

Este proyecto se coordina de forma global desde la Dirección General y el Equipo Directivo ya que es profundamente transversal, entran todos los estamentos: departamento TIC y de Tecnología, Innovación, equipos docentes de cada etapa, departamento de Orientación, Administración, etc.

Si somos capaces de educar bien en este aspecto evitaremos en nuestro colegio la inatención, hiperactividad, adicciones a la velocidad y a la pornografía, pérdida del sentido de la relevancia, déficit de realidad, etc. La introducción de los dispositivos en el aula (y en las programaciones) debe hacerse con sentido, proporcionalidad y progresividad. Desde luego, pensamos que crecerá la motivación en el aprendizaje, pero es importante educar y motivar desde el fondo de la persona.

Además, el Artículo 83 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre de 2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, refiriéndose al Derecho a la educación digital, dice que “el sistema educativo garantizará la plena inserción del alumnado en la sociedad digital y el aprendizaje de un uso de los medios digitales que sea seguro y respetuoso con la dignidad humana, los valores constitucionales, los derechos fundamentales y, particularmente con el respeto y la garantía de la intimidad personal y familiar y la protección de datos personales. Las actuaciones realizadas en este ámbito tendrán carácter inclusivo, en particular en lo que respecta al alumnado con necesidades educativas especiales”.

Este Proyecto ha venido construyéndose en El Soto en los últimos años -y en los siguientes se seguirá construyendo- en distintos ámbitos:

Uso de una plataforma educativa.

Aulas de informática específicas.

Formación constante y bien programada del alumnado y profesorado en el entorno GSuite.

Uso habitual -aunque no exclusivo- en el aula y por etapas de dispositivos electrónicos: pizarras digitales, tablets, Ipads, chromebooks desde 5º de primaria hasta 4ºESO…

Formación para las familias sobre educación digital: identidad, seguridad, etc.

Día a día constatamos que estos son temas de gran trascendencia en la vida cotidiana y fuente de preocupación de todas las familias, por eso es un asunto a tratar en las entrevistas de tutoría individual y en las entrevistas de admisión.

También se viene trabajando en el Plan de acción tutorial y en las conferencias o sesiones de formación organizadas desde el AMPA.

Uso del correo electrónico como vehículo de comunicación habitual en la comunidad educativa.

Si es necesario, equipación de aulas con proyectores y ordenador.

Estudio y mejora constante de la conectividad del colegio y programa de mantenimiento.

Los objetivos pedagógicos del Proyecto ciudadanos digitales El Soto se enmarcan dentro de nuestro Proyecto Educativo que desarrolla los siguientes aspectos:

  • Inteligencias múltiples.

  • Aprendizaje cooperativo.

  • Rutinas de pensamiento.

  • Destrezas de pensamiento.

  • Aprendizaje por proyectos.

  • Atención a la diversidad.

  • Mejora en  el proceso de evaluación.

  • Cambio en el rol del profesor dando importancia a su labor como guía del aprendizaje y no solo como transmisor de conocimientos.

  • Mayor relación e interacción con el alumnado.

  • Comunicación e intercambio de información entre familia y colegio. El proceso de aprendizaje de nuestro alumnado se transmitirá de manera pormenorizada y automatizada a las familias.
  • Formación como colegio, familias, alumnado y profesorado en la identidad digital, es decir en la seguridad en la red a través de conferencias, talleres y escuela de familias.

La implantación del dispositivo chromebook supone el desarrollo de la metodología que desarrolla los anteriores objetivos y lo hace desde la mejora en un primer paso para llegar en un segundo paso a la transformación en lo que ha venido en llamarse proceso SAMR.

SAMR son las siglas en inglés del proceso que se debería seguir para mejorar la integración de las TIC en el diseño de actividades (Substitution, Augmentation, Modification, Redefinition). Ha sido elaborado por Rubén D. Puentedura y se justifica en la necesidad de mejorar la calidad de la enseñanza y garantizar un sistema de promoción social que garantice la equidad.

Otro aspecto importante es la identidad y seguridad digitales en la que debemos educar como punto importante de este Proyecto. Con el proyecto educativo digital también se busca que el alumnado obtenga certificados oficiales de formación en Google.