TRABAJO COOPERATIVO

El aprendizaje es un proceso de elaboración personal, que es distinto en cada alumno, porque no hay dos individuos que aprendan de la misma manera, ni que saquen las mismas consecuencias de un aprendizaje en común.

Pero, ¿qué es el aprendizaje cooperativo?
Es una metodología para la construcción del conocimiento y la adquisición de competencias y habilidades sociales y comunicativas para la vida, fundamentada en el trabajo en equipo y entre iguales, en el cual “los objetivos de los participantes se encuentran estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno sólo puede alcanzar sus objetivos si y solo si los demás consiguen alcanzar los suyos” (David y Roger Johnson).
Se pone en práctica mediante estructuras y técnicas cooperativas, como la asignación de roles a sus miembros, tiempos establecidos y pautas de organización para desarrollar una tarea o actividad.
Requiere de la participación activa de todo el alumnado, y de su responsabilidad individual, colaboración y ayuda mutua para lograr el éxito del equipo en la actividad propuesta.

¿Por qué el aprendizaje cooperativo?
Porque:

  • ayuda a atender a la diversidad del alumnado según sus distintos ritmos y estilos de aprendizaje,
  • fomenta la autonomía y la autoestima, ya que todos son importantes en el equipo,
  • fomenta valores y habilidades sociales que contribuyen al desarrollo integral de la persona, mejorando el clima de convivencia en el aula,
  • estimula el desarrollo de las distintas inteligencias, ya que aumenta la variedad y riqueza de las experiencias educativas,
  • amplía la variedad de actividades evaluativas, por lo que se multiplican las posibilidades de que alumnado con talentos distintos obtenga reconocimiento.

LEE AQUÍ SOBRE INCLUSIÓN Y CALIDAD EDUCATIVA (Estructuras de Kagan)

NO CONFUDIR EL TRABAJO COOPERATIVO CON TRABAJO COLABORATIVO

Lo que el alumnado ha venido haciendo principalmente hasta ahora ha sido trabajo colaborativo, en el cual hay coordinación, pero ninguna planificación y una interacción mínima (aunque no necesaria). Un ejemplo muy conocido es la Wikipedia. Para construir Wikipedia han participado miles de cooperantes; entre ellos están coordinados, ya que uno amplía el contenido de otro, o bien lo relaciona. La interacción no es necesaria (o es mínima), un cooperante puede relacionar dos artículos sin necesidad de interactuar ni con el trabajo del cooperante, ni con el propio cooperante, aunque lo lógico es que se interactúe con el trabajo de otro cooperante para ampliar un determinado artículo.

En el trabajo cooperativo se requieren unos niveles muy altos de coordinación, planificación e interacción. El trabajo en grupo o en equipo está programado, cada persona conoce lo que tiene que hacer y cómo afecta al resto; se definen roles, hay normas y expertos en cómo se desarrolla de forma eficaz. Hacer trabajo en grupo no es fácil, se requieren coordinadores, expertos, recursos, coordinación, planificación, interacción, asunción de roles, compromiso, responsabilidad, confrontación de ideas, debate y por supuesto conocimientos de cómo se desarrolla el trabajo en equipo.

YO GANO SI GANA EL EQUIPO

Pero trabajar en cooperativo no es simplemente para hacer trabajos colaborativos, es una metodología de trabajo diario, en la cual se introducen actividades cooperativas en el día a día de las clases, y donde el alumnado colabora entre sí para tener un mejor y eficaz aprendizaje, aportando sus cualidades al servicio de los demás y donde “yo gano si gana el equipo”.

Es una metodología que consigue comprometer a la persona mucho más en su aprendizaje y en sus relaciones.